jueves, 18 de noviembre de 2010

EL VISIONARIO DE MI VIDA.

*** Todos sentados a la mesa. Es un almuerzo típico en el campo, percibiéndose todavía en el aire el aroma a la comida hecha por las manos de mi madre, el pan casero aún caliente, que también era vendido a los vecinos o ha algún cliente que entraba al "almacén".Es la sobremesa... mi madre sentada a una cabecera de la mesa, mi padre a la otra, mi hermana, y yo. La charla es amena, se habla sobre los preparativos de la boda de mi hermana Nilda... y de pronto surgió esa idea de la cabeza de mi padre...Tomó un tenedor, lo apoyó con su mano izquierda al borde de la mesa y con los dedos de su mano derecha hizo repiquetear el tenedor sobre la madera, luego tomó una cuchara y la pasó sobre los dientes del tenedor haciendo un sonido de " raaaaac", y mirándome  Dijo: _ "Mirá ... cuando escribas a máquina y seas secretaria"_
Yo! ... escribir a máquina! Qué posibilidad había viviendo en el campo?
Pasaron los años ... nos fuimos a vivir a la ciudad...
A los veintidos años tuve la oportunidad de tener un trabajo en una
 oficina y por supuesto el acceso a una máquina de escribir; y en los años
que continuaron (hasta mis cuarenta y tres años) todos mis trabajos fueron el de secretaria.
La predicción de "mi viejito" se había cumplido y ,en ese momento ,yo tan sólo tenia quince años!

2 comentarios:

Eleanor Rigby dijo...

Un capo el Nono, como siempre!!

Si tendré recuerdos... todavía me accuerdo de sus talleres y sus quintitas...de su jeugo de dominó con La Paúla!

Uff! si tuviera que contar todo...

Epístola Gutierrez dijo...

Cuánta sabiduría y seguramente también mucha intuición.
Me encanta el modo en que describiste el momentos, con los detalles, como para sentir la escena.
Muy lindo.
Un beso.