sábado, 22 de enero de 2011

Maníes pelados.

*** En un autobús del PAMI repleto de ancianos, una abuelita se levanta de su asiento, le toca el hombro al chofer y le ofrece un buen puñado de maníes sin cáscara.

El chofer sorprendido le da las gracias y se los come de buen agrado.
Cinco minutos después la abuelita repite la acción, el chofer vuelve a agradecerle el gesto y se los come.



Al cabo de unos cinco puñados, el chofer ya no puede más y le pregunta:
_ Dígame abuelita, aparte de ser muy gentil de su parte atiborrarme de maníes pelados, ¿No cree ud., que a lo mejor, sus cuarenta amigas y amigos querrían también unos pocos?



A lo que la Abuela contesta: _ No joven, como no tenemos dientes, sólo le chupamos el chocolatito!!!

Texto extraído de un mail enviado por mi sobrino.-

1 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Fiel a mis paseos semanales, me introduzco por tu pequeña ventana de la mañana, en compañía del alba, cual manantial que emana emociones constantes al leer las entradas que dejas para deleitar la sensibilidad posiblemente acurrucada bajo las espigas doradas de la confraternidad...

Y quedamente te saludo para que este día sea pleno de dicha y sosiego para ti y para todos los que te siguen.

Un abrazo de magnolias para ti, que al ser contempladas, te devolverán la belleza de un espacio absoluto...

María del Carmen