viernes, 18 de marzo de 2011

Ya era muy viejecita.

Ya era muy viejecita... Y un año y otro año
se fue quedando sola con su tiempo sin fin.
Sola con su sonrisa de que nada hace daño,
sola como una hermana mayor en su jardín.
Se fue quedando sola con los brazos abiertos,
que es como crucifican los hijos que se van,
con su suave manera de cruzar los cubiertos,
y aquel olor a limpio de sus batas de holán.      
Déjenme recordarla con su vals en el piano,
como yéndose un poco con lo que se le fue;
y con qué pesadumbre se mira la mano
cuando le tintineaba su taza de café.
Se fue quedando sola, sola... sola en su mesa,
en su casita blanca y en su lento sillón;
y si alguien no conoce que soledad es esa,
no sabe cuánta muerte cabe en un corazón.
Y diré que en la tarde de aquel viernes con rosas,
en aquel "hasta pronto" que fue un adiós final,
aprendí que unas manos pueden ser mariposas,
dos mariposas tristes volando en su portal.
Sé que murió de noche. No quiero saber cuándo.
Nadie estaba con ella, nadie, cuando murió:
Ni su hijo Guillermo, ni su hijo Fernando,
ni el otro, el vagabundo sin patria, que soy yo.



Texto: extraido de internet.-

5 comentarios:

LUNA dijo...

Cuando parte nuestra madre, la mia se fué el 4 de julio, a lo mejor fué el "dia de su independencia" particular...
deja un hueco tan enorme en nuestra vida, que sólo su recuerdo puede llenar.

Pero yo entendí que se había cansado de arrastrar un cuerpo que le causaba dolor, impedimento, un lastre.
Además, la esperaba su amor...mi padre.
Era justo...

Besitos

Cerynise dijo...

Hola querida tia lelé , es un texto que sin duda alguna nos toca la fibra más sensible , todos hemos perdido algún ser querido y que llevamos con nostalgia en el corazón , mientras lo recordemos nunca morirá.Mi padre falleció hace unos años , es una espinita que se queda clavada y más cuando era una persona que amaba la vida y a mi madre la tenía en un pedestal.Mi madre sin él , ya nunca será la misma mujer llena de alegria que era antes.

Por su bondad y calidez se le quiere mucho tia Lelé , se me cuida mucho.Besos con cariño.

Susana Terrados dijo...

Qué precioso y emotivo es este texto. Cai casi que me dientifico más con la viejita que con el escritor del mismo.
Gracias. Un beso

pdt. Ummm un matecito?

La Gata Coqueta dijo...

En Mis caricias del alma he dejado una cesta de rosas que abre la entrada de hoy "Quiero ver el alba" de bonitos colores, la he compuesto con mucho amor para quien se la quiera llevar como un presente, para sentirse acariciado por el suave aroma de sus fragantes pétalos.

Un sentido y fuerte abrazo en este fin de semana para ti!!

María del Carmen

Lola dijo...

Emotivo texto el que nos traes hoy amiga, da para pensar un rato.
Muerte, soledad, vejez, recuerdos...

Un abrazo