viernes, 8 de abril de 2011

Caldo de la Felicidad.

*** Coloque en la cacerola más grande que encuentre varios litros de Tolerancia y Amor por partes iguales.

Agregue una cantidad importante de Paciencia, condimente con una pizca generosa de Buen Humor y toda la SAl que necesita la Vida.

Aromatice con mucha Alegría.

Espume el caldo de vez en cuando retirando con cuidado las impurezas del Rencor, los Enojos y la Rutina.

Cocine a fuego muy suave, deje que hierva lentamente sin que rebalse y cuide toda la vida  que el Fuego  no se apague.-

                                                                                                                  Ignoro su autor.-


9 comentarios:

teresa dijo...

Estupenda sopa querida Tia Lelé haré un gran ollón para que no me falte nunca y cuando me levante un dia baja de moral me tomaré un buen tazón en tu nombre. Un fuerte abrazo querida amiga.

Susana Terrados dijo...

Esta genial!! Yo lo intento pero aún no le he conseguido el "puntito"...ya llegará, ya llegará...
Besitos.

Cerynise dijo...

Estimada tia Lelé , deberían de haber más caldos de felicidad en la cocina para que nunca nos encontremos desanimados.Estupenda receta!

Que tengas un hermoso fin de semana.

Besos y mi cariño siempre.

Eleanor Rigby dijo...

No es fácil cocinar algo bueno cada día, es laburo...

Graciela "Aromas de Mamá" dijo...

Hola Tia Lelé soy Graciela de Contame un cuento... gracias por tu visita gracias a eso pude conocerte, muy bonito y cálido tu blog me quedo por aquí a hacerte compañía. Un cariño

Pakiba dijo...

Este caldo de la vida tiene un sabor muy agradable, continuamos cocinando para seguirla.

Un beso

Mª Carmen dijo...

UNA RECETA ESTUPENDA, HABRÁ QUE HACERLA A MENUDO Y TOMARLA CON APETITO PARA QUE NOS DÉ EL RESULTADO ADECUADO.MUY INTERESANTE AMIGA.BESITO.

OZNA-OZNA dijo...

muchisimas gracias por la magna receta que nos regalas, esta asturiana la va a imprimir para que nunca se me olvide, un besin muy muy grande princesa.

Adriana Alba dijo...

Que buena receta!!!

Ya estoy tomando nota.

Gracias Tía Lelé.

abrazos.