jueves, 30 de junio de 2011

EL PAÑUELITO

*** Hoy les traigo el recuerdo de un elemento, ya un poco olvidado: El pañuelito de mano.


Era un elemento muy util,
ya sea para limpiar la nariz a un niño                     
o vendar una rodilla lastimada;
siempre estaba presto,
ante una imprevista mancha.

Para decir Adiós!
cuando alguien emprendía la marcha.
Para hacerse fresco,
cuando el sol apretaba.
Para dejarlo caer al descuido,
e iniciar una charla.
Para que el hombre lo luciera,
en el bolsillo del saco
en una fiesta de gala.
Algunos de una blancura radiante,
otros con una filigrama,
o bordados con realce
para presumir las damas.                                           
                                         
En caso de decepción amorosa,
para enjugar las lágrimas.
Hoy han sido desplazados
por los de papel descartables;
sólo quedan como amuletos
perfumando las carteras,
las que abrimos una y otra vez
sintiendo en nuestros dedos
ese pedacito de batista suave.        

                  







                                                                           

Imágenes de Internet.




11 comentarios:

Pakiba dijo...

Yo tengo algunos bordados por mi querida madre y siempre llevo uno en el bolso aunque lleve tambien los de papel,él me recuerda a aquella inolvidable mujer que siempre está en mi pensamiento.

Sara O. Durán dijo...

Lelé: ¡Te mandaste! Que entrada tan hermosa. Óyeme y la voz, esa también está muy bonita, no la conocía.
Gracias y te dejo un beso con mucho cariño.

RECOMENZAR dijo...

Me encanta haberte encontrado!!!!!!!!!!!!

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias por regalarnos tan bellas y nostálgicas letras dulce amiga, un besin y feliz fin de semana con todo mi cariño

Lola dijo...

Es verdad, que bonitos, aún tengo yo una cajita sin estrenar con unos finamente bordados, los guardo como un tesoro. Hay cosas que da nostalgia perder.

Que tierna tu entrada amiga.
Un besito.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola,Tía Lelé cuando puedas, pásaste a buscar mi premio con motivo de mi cumpleaños, os lo doy con toda mi ternura
Sor.Cecilia

La Gata Coqueta dijo...


Que tu sueño te acompañe
donde el corazón te quiera llevar
para sentirte dueño
de la ruta que cada mañana
vas a comenzar...

Y cuando cabalgues
sobre la espuma blanca
de un mar agitado
en los acantilados
del amanecer...

Dibuja una estrella
en el interior del alma
para abrazar la fantasía
del gorrión herido
que volando llego...
...a tocar el infinito.

Gracias!!
Por permitirme caminar a tu lado...

María del Carmen

Adriana Alba dijo...

Que lindo recuerdo nos trajiste Tia!

A mi madre le encantaban los pañuelitos bordados, los planchaba amorosamente y nos lo ponìa en el bolsillo del guardapolvo!

besitos.

teresa dijo...

Tia Lelé, al leer tu entrada me ha venido a la mente la figura de mi madre y de mi padre.
Mi madre todos los dias le daba a mi padre un pañuelo de tela muy blanco con sus iniciales y tenia la costumbre de echarle encima unas gotas de su colonia. Este gesto lo tengo en mi mente y lo tendré siempre.
El pañuelo es todo un simbolo, pero como todo en este mundo lo hemos transformado en usar y tirar.
Me ha gustado mucho la reflexión que has hecho sobre un objeto tan antiguo y tan significativo.
Un fuerte abrazo, mi querida amiga. y feliceds vacaciones.

La Gata Coqueta dijo...


Vamos a celebrar el día de la amistad con unos días de adelanto...

Una de nuestras amigas fue quien lo inició hace unos días, y lo continuo con parte de sus regalos.

Más otro que yo he personalizado, pensando en ti, que lo encontrarás al final de los demás, con el que acompaño para que tengas variedad para compartir.

Los obsequios están en Mis caricias del alma, en la entrada subida con fecha de hoy.

Un abrazo de madreselvas para este fin de semana, que a través del aroma envuelven con ternura los sueños que anidan en los corazones...

María del Carmen

PD/Yo ahora uso los dos dependiendo del momento y donde me encuentre.
Pero un bolso de piel al abrirlo con un pañuelo blanco en el bolsillo y bordado tiene otro caché...

Humberto Dib dijo...

Mi querida amiga, gracias por traernos recuerdos de épocas pasadas.
Te dejo un beso enorme.
Humberto.