lunes, 24 de noviembre de 2014

Zapallitos revueltos

***Muchas veces, los actos cotidianos, pequeños, nimios, nos trasladan a tiempos diferentes, recuerdos...

Hoy no sabía que cocinar. 

Me fijé entre las verduras, descubrí zapallitos verdes... Listo!!!! Genial!!!

Y mientras cocinaba, recordaba por qué me gustan los zapallitos revueltos...

Mi tía Juana, en realidad tía de papá,(Y yo se la robé) tenía la receta.

 Una vez me dijo_ " Yo voy a hacer que te gusten los zapallitos revueltos!!" 

Y así fue. Los preparó y me los devoré... 

Mi tío Eduardo, tío de papá (y más robado que la tía Juana), la criticó por un montón de cosas... 

El era Chef, trabajaba en hoteles muy importantes.

Y de mi tío tengo esa necesidad de saber más... De tratar de hacer platos difíciles, la cocina es un arte, decía...

Pero la tía Juana influyó... 

Me gustan los sabores simples, lo natural, la cocina tradicional...

Me encantó recordar todas esas vivencias... Y darme cuenta del por qué de algunas cosas...


Autora: Marcela Teves-Docente Argentina.




viernes, 26 de septiembre de 2014

La Mudanza- A la memoria de María Cristina, la querida Tity.

***La orden llegó de repente, intempestiva, imperante...
Sólo te dieron dos días para tu Mudanza...
Los profesionales que se hicieron cargo de tu caso te dieron un mal asesoramiento.
 Ni siquiera  escucharon tu opinión, la que atinadamente diste ya que eras una  avezada estudiante en la facultad.
Te subestimaron...
Parecían estar neciamente empecinados en cumplir la orden de tu mudanza.
Y tuviste que cumplir el mandato... mudarte.
 La consigna era no poder llevar nada ...
Tus apuntes quedaron sobre la mesa, testificando el estudio que hacías para presentarte en exámenes próximos, tu ropa en el placard, tus fotos,  tu "rojito" en el garage, tus cosas ...
Tu familia, amigos, compañeros y tu amor... Todos quedamos desvastados ante tu mudanza.
..............................................................................
El nuevo lugar de tu morada sólo  recibió parte de vos.
Tu esencia, tu mirada, tu sonrisa, tu voz, tu alegría no pudieron ser desalojados. 
Siguen intactos en todos los que te conocimos y por sobre todos en tu hermano, tu Padre y tu Madre.
Tu madre... mi querida amiga, a la que quiero y admiro, arregla con infinito amor ese lugar; pero sabes? Lo que me contenta es que vos no estás ahí, nunca te fuiste, estás y estarás siempre aquí... con los que te quisimos y queremos  y recordaremos con un nudo en la garganta el día de tu mudanza.



" Sabed, por tanto, que del silencio más inmenso regresaré. [...]No olvideís que volveré junto a vosotros. [..]Unos momentos más, un instante de reposo en el viento, y otra mujer me concebirá." Kahlil Gibran






domingo, 7 de septiembre de 2014

"EL ÚLTIMO SOL"


Un azul de camalotes que viene y que va, 
las mojarras le prestan su plata al juncal, 
cabezuda la luna,
 cuela sus ojitos entre el paraisal.

 Y una vieja canoita se mece al pasar, 
se dibuja la sombra de aquel pescador
 y “popeando” en silencio 
parece quedarse el último sol. 

Silente y de pie, viejo pescador, 
con un trazo de islas
 forma su figura la cruz del dolor; 
en la costa está, viejo pescador, 
y he visto en sus ojos 
que ha encontrado el nido el último sol.

Mansamente en retazos la tarde se va, 
cae herido el paisaje y se escucha un clamor,
 
sangra el lomo del río 
por el tajo que deja el último sol. 

Y a esa hora en la costa los sonidos se van, 
solo queda en el aire una vieja canción, 
de un ranchito se escapa 
el lamento triste de algún acordeón. 

Silente y de pie, viejo pescador, 
con un trazo de islas 
forma su figura la cruz del dolor; 
en la costa está, viejo pescador, 
y he visto en sus ojos 
que ha encontrado el nido el último sol. 

Autor: Desconozco la autoría de los versos.

viernes, 8 de agosto de 2014

Dormir en mis manos

*** Fue uno de estos días , al terminar de almorzar, que me dirigí hacia mi jardín queriendo dar un paseo antes de dormir una siesta. 
LLamó mi atención un rosal al que no había podado aún y hacia el me dirigí. Corté la rama que debía quitar para sus mejores brotes y la dejé sobre un tapial interno para luego sacarla con la bolsa de residuos.
Las palomas, calandrias,zorzales, horneritos y cachilos revoloteaban sobre la copa del árbol central de mi patio; cuando de pronto un chistido me llamó la atención, levanté la vista buscando quién era el autor del sonido sin encontrarlo.





 Fue un chistido distindo, como de llamado, que me resultó desconocido al canto conocido de las aves que siempre nos habitan.
Me dirigí hacia otra planta a quitar unas malezas y volví a escuchar el mismo chistido, volví a alzar la vista pero... nada.
Me retiraba ya y un tercer chistido acompañado de movimientos en el suelo de un cantero me atrajo y ahi estaba, atrapado entre las ramas de una planta y hojas secas un hornero.
Lo tomé suavemente entre mis manos con temor de que estuviera lastimado. Fijó sus ojitos en mi y su cabecita cayó desmayada... se había ido...
En vano traté de animarlo hablándole quedito y acariciando suavemente su plumaje, ya era tarde.
Un sentimiento raro entre tristeza y alegría me invadió: Alegría, porque me había elegido a mi para morir entre mis manos y no en soledad, tapado por las hojas y Tristeza porque llegué tarde para auxiliarlo y porque la muerte siempre nos duele.

El hornero es un ave al que conocí desde niña, ya sea porque vivía en el campo o por un hermoso poema donde su autor, Leopolgo Lugones, ilustra detalladamente su figura.
Aquí les dejo los primeros versos.



EL HORNERO (Poema tradicional de: Leopoldo Lugones).
    
La casita del hornero
tiene alcoba y tiene sala.
en la alcoba la hembra instala
justamente el nido entero.
En la sala, muy orondo,
el padre guarda la puerta,
con su camisa entreabierta
sobre su pecho redondo.
Elige como un artista
el gajo de un sauce añoso
o en el poste rumoroso
se vuelve telegrafista.
Allá, si el barro está blando,
canta su gozo sincero,
yo quisiera ser hornero
y hacer mi choza cantando...






jueves, 17 de julio de 2014

Volver a ser



*** He estado antes aquí,
       pero no sabría decir cuando,
      conozco la hierba que hay 
      más allá de la puerta,
      el aroma sano y penetrante,
      el rumor acompasado, 
     las luces de la costa.
    
     Habías sido mía antes, 
     no puedo decir cuanto tiempo    

     hace de ello;
  

     pero justo cuando te giraste
     para ver volar la golondrina, 
    un velo cayó y lo supe todo                                     

    de los tiempos pasados.                       


Autor: Dante Gabriel Rossetti 




martes, 29 de abril de 2014

29 de Abril "Día del Animal"

Como un buen soldado de vocación, Lobo espera con entusiasmo el trabajo de instrucción y disfruta los movimientos vivos como si fueran un juego.

La voz de mando le ordena que empiece la rutina y él encara con decisión las vallas dispuestas en fila india y las supera sin inconvenientes con saltos sincronizados. Con igual destreza y esmero, atraviesa un aro y luego otro envuelto en llamas. Al final del ejercicio, recibe el elogio de su tutor y regresa al punto de partida.

Allí esperan su turno los otros nueve integrantes de uno de los cuerpos especiales de la Fuerza Aérea Argentina.

Entre los camaradas, se cuentan su hijo Ranquel, su “nuera” Laika y sus nietos Celta y Cambá.

Lobo es la cabeza de esta familia de perros ovejeros alemanes con alma de soldados. Y también, el decano y líder de la jauría de la sección Perros de Guerra de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea.

Autor: Héctor Brondo

Texto extraído del diario "La Voz" de la ciudad de Córdoba-Argentina


Mi homenaje a mi querido Panchito de 17 años y medio y mi recuerdo para su madre Jenny y su hermanita Pelusa que ya no estan con nosotros.