viernes, 26 de septiembre de 2014

La Mudanza- A la memoria de María Cristina, la querida Tity.

***La orden llegó de repente, intempestiva, imperante...
Sólo te dieron dos días para tu Mudanza...
Los profesionales que se hicieron cargo de tu caso te dieron un mal asesoramiento.
 Ni siquiera  escucharon tu opinión, la que atinadamente diste ya que eras una  avezada estudiante en la facultad.
Te subestimaron...
Parecían estar neciamente empecinados en cumplir la orden de tu mudanza.
Y tuviste que cumplir el mandato... mudarte.
 La consigna era no poder llevar nada ...
Tus apuntes quedaron sobre la mesa, testificando el estudio que hacías para presentarte en exámenes próximos, tu ropa en el placard, tus fotos,  tu "rojito" en el garage, tus cosas ...
Tu familia, amigos, compañeros y tu amor... Todos quedamos desvastados ante tu mudanza.
..............................................................................
El nuevo lugar de tu morada sólo  recibió parte de vos.
Tu esencia, tu mirada, tu sonrisa, tu voz, tu alegría no pudieron ser desalojados. 
Siguen intactos en todos los que te conocimos y por sobre todos en tu hermano, tu Padre y tu Madre.
Tu madre... mi querida amiga, a la que quiero y admiro, arregla con infinito amor ese lugar; pero sabes? Lo que me contenta es que vos no estás ahí, nunca te fuiste, estás y estarás siempre aquí... con los que te quisimos y queremos  y recordaremos con un nudo en la garganta el día de tu mudanza.



" Sabed, por tanto, que del silencio más inmenso regresaré. [...]No olvideís que volveré junto a vosotros. [..]Unos momentos más, un instante de reposo en el viento, y otra mujer me concebirá." Kahlil Gibran






2 comentarios:

Gabriela dijo...

Muy cierto, felizmente algunos no se mudan del todo.

Sara O. Durán dijo...

Muy triste, pero lo manejas con la belleza que solo el corazón sabe lograr.
Un abrazo muy fuerte para ti y para todos los mencionados en tu entrada tan delicada y sensible.