martes, 21 de abril de 2015

LA VUELTA DEL PERRO ( continuación)

... Cuando llegué a casa, fui a mi dormitorio y cerré la puerta con llave.
 No quería que nadie me interrumpiera. Lentamente comencé a develar su contenido.

 Apareció primero una flor de jazmín, la misma que él llevaba. ¡No me había olvidado! 

Mi felicidad era inmensa. 

Luego leí el texto: “Soy ese hombre que la vio en la plaza, sólo dos veces; fueron suficientes. Sin que esto lo tome como una impertinencia, Ud. es hermosísima. 

En un instante de tiempo el universo puede concentrarse y hacer estallar el amor. Eso sentí al verla. En una semana me voy a casar, el destino es cruel, si la hubiera conocido antes, jamás nos separaríamos. 
Firmado: un desconocido”. 

Nunca volví a verlo, tal vez se mudó de ciudad, no lo sé, sólo puedo decir que ha pasado más de medio siglo y aún guardo esa carta de un desconocido en aquella “vuelta del perro”. 



Autor: Rodrigez Fabro
Imagen: Foto tomada recordando la vuelta del perro hace unos años.


4 comentarios:

Gabriela dijo...

Qué lástima que acabara así, aunque a veces creo que es mejor no tener opción para no caer en la indecisión.

Sara O. Durán dijo...

¡Qué gusto ver que publicas, Lelé!!
Ya leí la primera parte, es una historia triste, de gran belleza.
Te dejo un abrazo inmenso.

Pakiba dijo...

UN PLACER VOLVER A PASAR POR TU CASA Y ENCONTRAR COSAS TAN BONITAS COMO ESTAS.

Un fuerte abrazo corazón

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Un saludo cariñoso desde mi tierra querida, porque un amigo sincero aunque ausente nunca olvida.

Abrazos.