viernes, 1 de diciembre de 2017

CRYSTALIA ( Continuación)

           




***Cuando Crystalia organizó sus vacaciones, las que pasaría en un crucero, no imaginó lo que el destino tenía preparado para ella.

En la compañia de su tia-madrina, partieron desde el puerto local hacia la aventura.

El Crucero era imponente! Podia alojar a más de dos mil personas!!! Una locura !!!
Sus ojos no alcanzaban a captar la magnitud de los salones , hermosos, elegantes, de exquisito buen gusto.
Por suerte siempre tenian un guia para poder moverse dentro de tanta magnificencia.
Pero......Siempre hay un pero. 
En uno de esos dias, en el que bajaban de una de las terrazas donde podian divisar desde lo alto la hermosa pileta de natación y por los cuatro costados el mar, su necesidad  fisiológica pudo más (después de una refrescante cerveza)  y el tiempo para llegar hasta el camarote era demasiado, asi que, al pasar por el bar se metio en el baño sin pensarlo dos veces.
Era tanta su urgencia que no le permitió ver que se había metido ....en el baño de los varones!!!
_ Uy... y ahora que hago?-pensó, pues habia escuchado voces que la alertaron del error.
Esperó calladita y cuando creyó conveniente comenzó a salir, con tan mala suerte que, cuando le faltaban dos pasos para llegar a la puerta, se encontró con una especie de adonis:  Joven, de mediana estatura, cabellos y ojos negros, barba muy bien recortada, 
muy bien vestido y con un exquisito perfume de marca.
_ Tierra tragame!!! pensó - Ay no si estoy en medio del mar... Mar tragame!!!
Llegó acalorada hasta donde la esperaba su tia la que preguntó cuál era la causa de su nerviosismo. Camino hacia la cabina le contó. 
Su tía no podia contener la risa y al final terminaron riéndose las dos y con un deseo en voz alta: _Espero no encontrármelo en algun pasillo porque me muero!!!
Y cuando las cosas van a pasar....
A la noche, cuando bajaron al comedor, quien creen que estaba sentado en la mesa de al lado?...... Sí, él.
No pasó mucho tiempo, luego de varias miradas seductoras, que tomara la decisión de acercarse e invitarlas a su mesa.
Sus ojos no se apartaban de Crystalia. Parecia que su tía sólo estaba de adorno.   
La noche pasó sin mayores acontecimientos y sin ninguna posibilidad de un nuevo encuentro.
El viaje llegó a su fin y cada uno siguió su camino.
Comenzaron las clases. Crystalia era la maestra de música de la escuela local y a la semana del comienzo, cuando se disponia a marcharse de una de sus clases, lo vió. Estaba parado frente a la escuela. Quedó sin aliento y aún más cuando una de las niñas de su clase sale corriendo a su encuentro._ Padrino... viniste a buscarme!!!
Sus miradas se encontraron, se sonrieron y junto a su sobrina la acompañó hasta su casa.
Al dia siguiente, y al siguiente y al siguiente.... la esperaba en la puerta de la escuela.
..................................................................................................................
Ya han pasado varios años de aquel viaje en el crucero, exactamente cinco, y hoy, desde el mismo crucero estoy con él, como esposos, festejando nuestro aniversario.
Ah... me olvidaba....el nombre del Crucero es MUSICA!





4 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Muy romántica historia. Me gustó leerla y mucho también volver a ver que públicas, Lelé!!! Me alegra bastante saludarte.
Recibe un abrazo muy grande.

Adriana Alba dijo...

Nada es casualidad sino causalidad...
Bello y musical* relato.
Un abrazo tia Lelé y siempre gracias por tus visitas.

Gabriela dijo...

Qué lindo relato. Cuando las cosas van a pasar, pasan.

Anajá Schmitz dijo...

Adorei conhecer teu lindo blog.
Felicidades.