domingo, 25 de febrero de 2018

MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO

Cuando Maria Pia y Franz se conocieron, ambos tenían catorce años... la edad de su primer beso de amor.

Crecieron juntos, compartieron un mundo de salidas, risas, compañerismo donde reinaba el más puro amor.
Fueron novios hasta sus veinte años, pero sus vidas se separaron con la entrada a la Universidad por parte de María Pia.
Ella descubrió un mundo nuevo que la deslumbró, que la hizo soltarse del amor de Franz. Él quedó triste y desvastado sin valor para pedirle que regresara y con el temor también de sentirse rechazado.

En el ámbito de la universidad ella conoció a otra persona, muy distinta a Franz y ese cambio hizo que sucumbiera y se vio de un momento a otro gestando un hijo y un matrimonio forzado por sus padres creyendo que hacian lo mejor para su hija.
En vano fueron los pedidos y el ofrecimiento de Franz de casarse con ella y reconocer como suyo al hijo que esperaba. Lo que lamentaría tres años después tras la separación quedando con dos criaturas de corta edad.

A pesar de ello, Franz no la abandonó y estuvo pendiente de ellas tres a la menor necesidad.
Pero la vida continuó y Franz siguió su destino yéndose fuera del pais en busca de su futuro.
Para Maripi, tambien pasó el tiempo  y luego de once años trabajando y viendo crecer a sus niñas volvió a casarse con un buen hombre que la hizo feliz coronando esa felicidad con un hijo fruto de este amor.

Ya han pasado varios años , Franz regresó a su país  felizmente casado, con hijos y nietos.
Al igual que Maripi, felizmente casada, con hijos y nietos.

Pero ... El viejo dicho dice: " Donde hubo fuego, cenizas quedan".

A su regreso Franz, volvió a encontrarse con amigos de su juventud, amistades que eran compartidas con Maria Pia, quiénes lo pusieron al tanto de la vida del amor de su vida.
Su búsqueda le llevó al encuentro de ambos.

Cómo se puede explicar un amor de hace cuarenta años ?!...
Sentir la misma sensación de mariposas en el estómago...
Sentir como el corazón salta alocadamente queriendo salir del pecho en el cálido, apretado e interminable abrazo.
Estaba todo dicho: El abrazo que se dieron lo dijo todo, ahí está, en sus corazones, no va a morir nunca !!!
Las miradas, sus sonrisas, sus manos apretadas, el querer saber que pasó en sus vidas...

Hoy están felizmente casados con hijos y nietos , sus vidas no la cambiarían por nada pero, ese amor tan intenso ,puro, maravilloso que tuvieron en la adolescencia al verse se dieron cuenta que sigue intacto, grande y puro.
Su amor vivirá por siempre en sus corazones. Es su amor secreto. Su historia es maravillosa, romántica, intensa.... A lo mejor de viejitos terminen juntos, cuidándose, acompañándose......Pero eso, por ahora, es sólo un sueño.-


El adiós que nos dimos,
nos robó en las distancias
la pasión de las noches
que iniciaban mañanas.

El adiós que nos dimos
aún golpea en el alma...

¡Ese adiós fue mentira...!
Porque sigues estando,
sin estar, en mi cama...
Anónimo.





2 comentarios:

Gabriela dijo...

Ese adiós de mentira que puede doler más que uno de verdad.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

El amor todo lo puede, siempre habrá finales felices.

Un gran abrazo, estimada amiga.